¿ Habías oído hablar del Yuzu ?

A nosotros también nos ha interesado conocer más de esta fruta. Hemos podido averiguar que es un cítrico de origen chino, introducido en Japón durante el S.VII-VIII de la Dinastía Tang. Su forma se parece a la mandarina, y tiene una corteza gruesa y rugosa, debajo de la cual, la carne es escasa, dividida en 9 ó10 gajitos, y llena de semillas grandes, color crema, pero no comestibles. Su tamaño oscila entre los 5 y 10 centímetros.

¿Que porqué nos hemos interesado por él?.  Pues en Los Dulces de Mi Convento hemos descubierto unos bombones variados maravillosos que las Hermanas del Convento de Belorado (Soria) hacen con chocolate Valhrona, de una calidad espectacular. Son de sabores variados, ¡ y entre ellos puedes encontrar de zumo de YUZÚ ¡. Nos han parecido originalísimos y deliciosos. Una experiencia gastronómica que no debes dejar pasar. Los puedes encontrar en nuestra sección Tipos de Dulce / Chocolate

Pero.. ¿cómo os imagináis que sabe el Yuzu?. Pues es ácido, mezcla entre la mandarina, el limón y el pomelo. Entre sus propiedades, cabe destacar que tiene 3 veces más vitamina C que un limón.

El arbusto del yuzu es muy resistente, aguanta temperaturas de hasta -11 grados y crece muy lentamente, tarda en desarrollarse entre 15 y 20 años. Florece en primavera, en verano aparecen sus frutos, todavía verdes, hasta que llega el invierno cuando el yuzu madura y adquiere su color amarillo brillante.

Como curiosidad, en algunos lugares de Japón, los granjeros alimentan las gallinas con pieles de yuzu, semillas de sésamo, maiz y col kale. Los huevos de estas gallinas tienen el aroma y notas de yuzu. Su precio es alto y se utilizan para recetas donde se mezcla el arroz con huevo crudo.

Fuera de Japón, se cultiva en China, Corea, Tíbet, en California (EEUU), en Australia y ¡ también en España ¡ (en el Huerto de Elche).

La madera de su arbusto se utiliza para la fabricación artesanal del cuerpo del oboe coreano. Pero donde de verdad destaca es en el mundo gastronómico. Es un ingrediente habitual, tanto el zumo como su piel, en la cocina japonesa, pero no suele comerse como fruta. Una sola gota es capaz de cambiar el sabor de un plato y por eso es uno de los ingredientes clave de la salsa ponzu y de la salsa yuzu kosho (salsa hecha con piel de yuzu, pimiento chile y sal). El yuzu ofrece además lo dulce y lo amargo unidos en un acorde perfectamente equilibrado. Cuando se recolecta aún verde, a finales de verano o principios de otoño, su aroma no está totalmente desarrollado pero su piel se usa para preparar sopas. Al madurar, a finales de otoño, la fruta se vuelve de color amarillo dorado, su aroma está en la plenitud. Entonces es ideal para acompañar pescados, preparar salsas o hacer una muy apreciada mermelada que sirve no sólo como condimento sino también como remedio casero para ayudar a curar el resfriado. Combina también bien con hierbas como el cilantro y la menta, y es usado para ser utilizado con carne (cerdo y aves), marisco y huevos.

Es también muy apreciado en el mundo de los perfumes, por su aroma intenso, fresco y tonificante que transmite una sensación natural de aire limpio. Los cítricos pueden recordar a las vacaciones en el mar, a la hora del desayuno, los postres navideños o el té de la tarde para quien acostumbre a degustar Earl Grey. Evocan sensaciones de placidez por asociación a momentos de tranquilidad.

1 comentario

  • Muy interesate el yuzu. Hay que probar los bombones de las religiosas de Belorado y tratar de conseguir mermelada de ese fruto

    Manuel Fuertes de Gilbert Rojo

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

x
x